La diabetes tipo 1 se puede diagnosticar a cualquier edad, pero es más frecuente que aparezca en niños, adolescentes y adultos jóvenes. Para colmo, es crónica, así que en el caso de los más pequeños es especialmente problemática, pues tendrán que aprender a convivir con ella y paliar sus efectos. Sin embargo, un equipo de investigadores holandeses ha logrado imprimir en 3D islotes de Langerhans, un conjunto de células encargadas de producir insulina.

Esta modalidad de diabetes tiene una peculiaridad: los islotes, que se encuentran en el páncreas, dejan de cumplir su función y no producen la insulina suficiente. Esta situación provoca que el organismo sea incapaz de transformar la glucosa en energía, por lo que cae en un estado de hipoglucemia. Esto significa que el azúcar no puede llegar hasta las células, así que se acumula en el torrente sanguíneo. Ahora, con el novedoso estudio publicado en la revista científica ‘IOP Publishing Biofabrication’ es posible resolver este problema y evitar episodios violentos de diabetes.

Para proteger a los islotes y aumentar las probabilidades de éxito, los científicos crearon plataformas genéticas llamadas andamios. En ellas, las células están a salvo de los anticuerpos en todo momento y dispuestas a ayudar al organismo cuando sea necesario. Los andamios se hicieron a partir de una mezcla de gelatina y alginato, una sustancia química elaborada a partir de las algas pardas. A esta combinación de elementos se le da forma de redecilla para que sea más fácil introducir las células.

La elección de los materiales para la impresión en tres dimensiones no fue fácil. Hacía falta una sustancia viscosa para construir los andamios que no pusiera en riesgo la funcionalidad de las células. Finalmente, los científicos lograron encontrar la fórmula perfecta. De hecho, los resultados demostraron que los andamios fueron capaces de reaccionar ante el azúcar y generar insulina para asimilarla. Todo un avance para las personas con diabetes tipo 1 que se consigue gracias al uso terapéutico de la impresión 3D.

El organismo puede rechazar el trasplante de los islotes de Langerhans, así que los pacientes deberán tomar un tratamiento que controle a los anticuerpos durante toda su vida. Así, evitarán que el sistema inmunológico envie defensas para atacar a las células que generan insulina.